Estas aquí: Construcción Online » Instalaciones » Instalación de grifo termostático

Instalación de grifo termostático

Para cambiar el grifo de la ducha por un grifo termostático (los grifos termostáticos son elementos de seguridad que evitan quemaduras accidentales con el agua caliente a los miembros de la familia en especial a los más pequeños y los mayores de la casa, además permiten disfrutar de una ducha a una temperatura constante) se realiza de forma sencilla.
Lo primero que se debe hacer es cortar el suministro de agua a la ducha cerrando las llaves de paso de agua fría y caliente que están instaladas en el cuarto de baño, en el caso que éstas llaves no existan, se deberá cortar la llave de paso general que suministra de agua de la casa, seguidamente se deberán abrir uno o varios grifos del baño o de la cocina, para que el agua que pudiese haber en la tubería salga y se pueda trabajar con mayor tranquilidad y sin regueros de agua.

Instalación de grifo termostático

Después se procede a quitar el flexo de la ducha y con una llave fija del 30 se realiza el desmontaje las tuercas del actual grifo, seguidamente se desmontan también los embellecedores y los racores, a continuación se instalan los nuevos racores del correspondiente grifo termostáticos que se instalará, en el caso que la distancia entre los ejes de las tomas de agua caliente y fría no tengan los 15 centímetros necesarios para instalar el grifo termostático, o si aluguna de las tomas esté más alta que la otra, se puede corregir el problema y tener nivelado el grifo que se va a instalar.
A los racores se le coloca hilo de sellar tuberías o teflón para evitar fugas de agua, se va comprobando que los racores excéntricos vayan quedando a nivel, posteriormente se colocan los rosetones o embellecedores de la grifería, después se realiza a montaje del grifo termostático.
Los grifos termostáticos van preparados con unos filtros, que impiden que la suciedad que es arrastrada por el agua deteriore el cartucho compacto que se encuentra en el interior del grifo, se fija el grifo a los racores con las tuercas del grifo, se van apretando poco a poco alternativamente, y con la llave fija del 30 se da el apretón final.
Una vez instalado el grifo termostático se abren las llaves de paso, para comprobar que no hay fugas, se verifica que en las uniones de las excéntricas con las tomas no presenten fugas de agua, después se llevan los rosetones a su posición, los rosetones de los grifos termostáticos ocultan las conexiones, una vez que se ha comprobado que no hay fuga alguna se conecta el flexo y se regula la temperatura.
Para regular la temperatura del agua, se procede de la siguiente manera:
Con la ayuda de un termómetro se realizará la regulación de la temperatura.
Lo primero que se debe hacer es quitar la tapa del mando de regulación que se encuentra en uno de los laterales del grifo termostático, se quita el tornillo que la sujeta.
Luego se lleva el selector de funciones a la posición ducha, se coloca el termómetro debajo del chorro de la ducha y con el mando de regulación se va buscando la temperatura deseada, lo más recomendables es tener una temperatura de 38 grados.
Una vez que se tenga la temperatura de 38 grados se monta el volante de regulación con el botón de desbloqueo en la marca de 38, se colocan el tornillo y la tapa, a partir de este momento se tendrá una temperatura constante de 38 grados.
Donde se realizara la regulación de temperatura es en el mango de la ducha, que es realmente donde se necesita tener la temperatura de 38 grados, en el caso que se necesite una temperatura superior a 38 grados, simplemente presionando el botón de desbloqueo y girando el mando se obtiene una temperatura mayor.