Estas aquí: Construcción Online » Materiales de Construcción » Hidratación del hormigón

Hidratación del hormigón

Hormigón logra su fuerza y mejor resistencia a través de un proceso hidráulico conocido como la hidratación. Con la adición de la cantidad correcta de agua, cemento en una pasta, arena y agregados para formar el hormigón endurecido. La hidratación del hormigón se inicia en el mezclador, y durante todo el tiempo que el hormigón es el endurecimiento de la planta.
La mejor hidratación del hormigón se consigue proporcionando un entorno adecuado al curado del hormigón y así obtener una calidad óptima, consistencia, resistencia y durabilidad.

Hidratación del hormigón

El clima durante el endurecimiento de hormigón es de enorme importancia para la calidad de la hidratación y ganar fuerza. La temperatura ambiente juega un papel importante en la determinación de la velocidad del proceso de hidratación. Cuanto más caliente el aire, el más cálido se hace le hormigón y es más rápido el aumento de la resistencia del hormigón. Dicho esto, los dos los aspectos más importantes del clima que intervienen y que son esenciales son la temperatura de curado y la humedad.

La Temperatura

– Acelera la hidratación del cemento
– Proporciona mayor fuerza a principios
– Reduce el tiempo de curado

Humedad

– Evita la evaporación prematura de humedad
– Asegura la máxima hidratación del cemento
– Proporciona una buena formación bordes y esquinas a la vez que evita la aparición de fisuras durante el secado debido a sequedad prematura de la mezcla de hormigón.