Anuncios

Construcción de muros en bloques de cemento

En la construcción de muros en bloques de cemento se empezará por asentar los bloques de cemento con mortero en el hormigón de cimentación donde se levantará el muro, hay que tener muy claro que los bloques deben ser adheridos con mortero, no solo en sentido horizontal sino también en sentido vertical. Los bloques de cemento tienen una altura de 19 centímetros y se utiliza 1 centímetro de llaga o pega entre bloques en la junta horizontal, dando como resultado una modulación verticaldel 20 centímetros.

Bloque de cemento guía

El bloque guía es el que se coloca primero, preferentemente en una esquina, y que ayudará a la modulación de los demás bloques de cemento, si el bloque guía ésta bien colocado facilitará la construcción del muro, ya que, de éste dependerá la instalación de la regla guía y los hilos de alineación, cuando se utilice el nivel de burbuja hay que verificar que asiente bien sobre la superficie del bloque de manera plana, limpiando previamente la superficie de los bloques de cemento con el palustre, si es necesario realizar ajustes para que el bloque quede a nivel, puede hacerse con pequeños golpes realizados con el mango del palustre. Se debe aplomar la esquina donde se tiene el bloque guía y luego la opuesta con el nivel de burbuja, que también se utiliza para comprobar la alineación de los bloques.
Posteriormente se pone mortero en las juntas verticales del bloque, es recomendable que el bloque éste colocado en el suelo de punta, y se lleva al punto donde se colocará con mucho cuidado para evitar que la mezcla se desprenda, cuando se asienta el bloque de cemento, el mortero sobrante es desplazado por la junta de pega, con el palustre se retira y se echa con el resto de la mezcla para ser reutilizada, a medida que se va levantando los bloques del muro, se podrá observar que los huecos de los bloques van quedando alineados formando una cavidad continua, esto servirá para que, si fuese necesario, se pueda reforzar el muro con armadura en sentido vertical.
Hay que tener los hilos guía perfectamente horizontales y alineados evitando desplazarlos al ir colocando los bloques, para ello es recomendable trabajar desde adentro hacia afuera, es decir, poniendo el bloque de cemento hacia el hilo, para evitar mover el hilo de su posición; la distribución correcta del mortero de junta es muy importante para la ejecución de una buena pared, por lo que hay que cuidar la consistencia del mortero, si se seca por la evaporación del agua por el calor, bastará con agregar más agua y mezclar nuevamente, pero si su secado se debe a que el proceso de fraguado a comenzado, se deberá desechar todo el mortero y elaborar uno nuevo para continuar con el trabajo.
Cuando el mortero comience a fraguar o a tirar (como comúnmente se suele decir) se debe comenzar a realizar el llagueado o rehundido de las juntas horizontales y verticales, el momento preciso será, cuando se toque con el dedo la junta y la huella dactilar quede impresa, es el momento de realizar el llagueado, se empieza por las juntas verticales con el llagueador pequeño y después con las juntas horizontales con el llagueador más grande, luego se repasan las juntas con una esponja húmeda para retirar las rebabas que van quedando por el paso del llagueador.

Bloque de cierre

Cuando se levanta el muro desde las esquinas hacia adentro del muro, el último bloque colocado se llama bloque de cierre, el bloque de cierre debe ser untado de mezcla en los cuatro bordes verticales como también debe hacerse en los cuatro bordes del espacio libre, se dejará caer lentamente hasta que calce justo y se asienta al mismo nivel de los demás bloques de cemento y habrá que realizar el rellenado de las juntas verticales en el lugar que lo precise.

Tags: , , ,

Anuncios


Temas Relacionados


AddThis Social Bookmark Button

Comments are closed.